Semáforo rojo

En mi vida vi a un tipo tan suertudo

Anuncios

Droja en el colacao

Quién no recuerda el incidente que le sucedió a Tojeiro, nuestro vecino cariñolo? Merece la pena recordarlo.

“En cuanto entraron, el saludo, ya amoroso porque ya era, ya había confianza de antes de estos días. No fue que tuve que hacer ninguna… ningún sacreficio, ni exceso, que se ponían voluntarias, pa darle cualquier cosa, cualquier palabra amorosa. Entonces, voy hacer el amor con una, pero que eran voluntarias, eh, no había, no había problema, pero naturalemente, yo les pagaba por eso, sin ser una cifra de dinero excesivo, eh. Yo les pagaba, una cosa corriente normal. Y era cuando ellas tenían ese interés en ir a cama porque una quedaba libre, así, EN COMPLÓ, pa revolver, buscando dineros. Me echaron droja en el Colacao, que yo noté que dormiera muchas horas, imposible que yo duermo muy pocas horas. Nunca dormí más”

“Eran prestitutas buscando domicilios para hacer la prespitación pero, no por pristitación, sinó por robar, mientras que una da el placer de prescitación, la otra es cuando anda buscando objetos que le sirvan, dinero mucho mejor. ”

Peter Griffin también se anima:

Diabetes: Sobredosis de insulina

Una sobredosis de insulina es un hecho que sucede en la película “Memento”. Si no la viste, desde luego que te la recomiendo aunque es probable que la tengas que ver más una vez para entenderla porque su línea temporal va hacia atrás y a saltos.

El caso es que Jankis padece una amnesia que le impide recordar todo lo que le sucede a corto plazo. Su esposa era diabética y creía que la enfermedad de Jankis era psicológica y que podría ayudarle a librarse de ella. Para ello tomó una decisión drástica. Le pidió a su marido repetidas veces que le suministrara su inyección de insulina, esperando que fuera capaz de superar su condición. Jankis, incapaz de recordar sus actos después de pasados unos pocos minutos, continuó pinchando a su mujer, asumiendo tranquilamente que era la “hora de la inyección”. La mujer entró en coma y murió de hipoglicemia severa.

¿Es esto posible?
Pues sí. Efectivamente, si se produce una sobredosis de insulina el azúcar en sangre bajará muy velozmente pudiendo darse un coma hipoglucémico que sea fatal. Pero también es cierto que una sobredosis difícilmente se produce “sin querer”. Además, antes de llegar al coma, se dan bastantes síntomas que identifican el bajón de azúcar (cansancio, temblores, se nubla la vista…(doy fe de ellos)) y se puede reaccionar de un modo tan sencillo como es COMER. Parece mentira que ante un estado tan delicado del cuerpo humano, una solución totalmente efectiva sea comerse unos simples azucarillos.

Diabetes: Un diabético en el Everest

Iosu Feijoo, un joven alpinista con diabetes, se marcó el reto de conquistar el Everest por su cara norte. El 18 de mayo de 2007 LO CONSIGUIÓ. Su diabetes no le supuso ningún impedimento para coronar la cima de la montaña más alta del planeta, al contrario, le sirvió como aliciente para superarse así mismo una vez más.

“Un diabético no tiene límites si sigue unas pautas adecuadas de entrenamiento y control de la enfermedad”
Toda la noticia en http://www.fundaciondiabetes.org