Enlace: http://humortonto.blogspot.com/

Anuncios

Dieta mediterránea contra la diabetes

Demuestran por primera vez que la dieta mediterránea reduce hasta un 50% el riesgo de padecer diabetes.
La investigación se basó en una muestra de 418 personas a las que se siguió durante cuatro años. Los participantes fueron asignados por azar a tres grupos de intervención. A uno se le sometió a una dieta baja en grasas; a otro, a una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva, y a un tercero a una dieta mediterránea enriquecida con frutos secos. Después de cuatro años, los investigadores observaron que los individuos que siguieron la dieta mediterránea en sus dos variantes presentaron un 52% menos de riesgo de desarrollar diabetes en comparación con el resto. Este porcentaje de reducción del riesgo, según los científicos, tan solo puede explicarse por la dieta, ya que durante el estudio no se observaron diferencias en la pérdida de peso entre los tres grupos ni por la actividad física realizada.

Páncreas artificial

Jeffrey Brewer, fundador de Citysearch y Overture, descubrió en 2002 que su hijo de siete años sufre diabetes tipo 1 y ese fue el detonante para ponerse a trabajar en el diseño de un páncreas artificial.

Desde finales de los 70 hay una bomba de insulina que es capaz de ir inyectando las dosis programadas a los pacientes de forma automática, y desde 2005 hay un sensor que se implanta bajo la piel y que es capaz de leer de forma continua los niveles de azúcar en sangre.

Parecía obvio que lo único que faltaba en la ecuación era el software necesario para ir leyendo esos valores de azúcar y su tendencia a la alta o a la baja para programar el funcionamiento de la bomba en tiempo real

El problema es que regular el nivel de azúcar en sangre es algo más complicado que abrir o cerrar el grifo de insulina, ya que esta puede tardar hasta unos 15 minutos en empezar a hacer efecto, unos 45 en alcanzar su efecto máximo, y luego aún sigue teniendo efecto durante unas tres horas.

Además, antes de aprobar para su comercialización cualquier dispositivo de este estilo es imperativo hacer estudios que demuestren su efectividad y que este es seguro, aunque esto ya está ocurriendo tanto en Europa como en los Estados Unidos con resultados prometedores, pues hasta ahora los pacientes que han usado estos páncreas artificiales automáticos han mantenido un control de sus niveles de azúcar en sangre hasta ocho veces mejor que los pacientes que usaron bombas de insulina controladas a mano.

Así, es posible que en pocos años los pacientes con diabetes tipo 1 puedan prescindir de sus kits de medición de azúcar y sus inyecciones de insulina a cambio de llevar encima un dispositivo del tamaño de un iPod que se encargará de hacer ese control automáticamente.

Y quien sabe sino acabará siendo posible también que lo lleven implantado bajo la piel, aunque en este caso tendría que haber una forma de recargar no sólo sus baterías sino su depósito de insulina.

Noticia completa:  http://www.microsiervos.com